Saltar al contenido

Los mejores calefactores eléctricos

calefactores eléctricos

El otoño ya está aquí y con él el primer frío. Aunque todavía tenemos algunos días con buena temperatura, lo mejor es pensar desde ahora en un buen sistema que nos permita mantener un clima agradable en casa.

Los calentadores o convectores suelen ser una solución sencilla para calentar pequeñas habitaciones como el baño, la cocina o tenerlos como sistema de refuerzo de otras estufas.

A diferencia de las estufas, son aparatos mucho más económicos y no implican un combustible extra para su funcionamiento, como paletas, madera o diesel.

Vamos a darles una serie de consejos sobre cómo usarlos y discutir algunas ventajas y desventajas de este tipo de aparatos térmicos.

¿Cómo funcionan los calefactores eléctricos?

Su principal objetivo es reemplazar el aire caliente por aire frío. Para ello, utilizan una resistencia eléctrica que calienta el aire frío que absorbe, y gracias a los ventiladores (termo-ventiladores), el aire caliente es expulsado al exterior.

Por eso se les conoce también como calentadores eléctricos de aire.

Funcionan por convección o por calor radiante. El calor por convección utiliza la ley natural de que el aire caliente se eleva y depende de la convección natural para mover el calor por la habitación.

Dado esto, para trabajar de forma ideal y aprovechar al máximo su rendimiento, deben estar ubicados cerca del nivel del suelo.

Para tener una idea del tipo de calentador que necesitamos, es mejor usar las matemáticas y tomar como referencia que para una altura de techo de 2,5 metros, se recomiendan 80W por m2, siempre que la habitación esté bien aislada; o 100W por m2 si el nivel de aislamiento es medio.

Como medida de seguridad, existe algo conocido como “la regla del contador” y consiste en alejar el calentador eléctrico al menos 1 metro de cualquier tipo de objeto, muebles, cama para mascotas, ropa, zapatos, juguetes, cortinas, etc.

Ventajas de los calefactores eléctricos

  • Ideal para habitaciones pequeñas como el baño, la cocina o un dormitorio pequeño.
  • No requieren ningún tipo de instalación previa ya que sólo están conectados a la red eléctrica.
  • Expulsan el aire caliente de forma rápida y concentrada.
  • Son aparatos seguros, no emiten gases y no necesitan un sistema de escape.
  • Son fáciles de transportar de una habitación a otra, dado su peso ligero y su tamaño compacto.
  • El hecho de que el calentador tenga un termostato es una gran ventaja. Su función es ayudar a iniciar o detener la calefacción a partir de una determinada temperatura preestablecida y así optimizar su consumo. Existen los mecánicos (con una precisión de 2ºC de diferencia), los electrónicos (de 0,5ºC) y los digitales (de 0,1ºC).

Desventajas de los calefactores eléctricos

  • El aire caliente sólo dura poco tiempo después de que el calentador se ha apagado, es decir, su inercia térmica es menor.
  • No son aparatos que se puedan mantener encendidos durante mucho tiempo, consumen alrededor de un vatio de energía eléctrica por cada vatio de calefacción que producen.
  • Como es de esperar, cuanta más energía ofrezcan, mayor será la temperatura que alcancen, pero también consumirán más.

Tipos de calefactores eléctricos

Calentador simple

Generan calor a través de una placa de resistencia y son óptimos para habitaciones pequeñas y períodos cortos de tiempo, por ejemplo, calentar el baño mientras se toma una ducha.

Si se van a utilizar en el baño o en la cocina, lo ideal es que tengan IP 24, ya que son más específicos para las zonas húmedas.

Calentadores de cerámica

A diferencia de los simples, su resistencia está hecha de un material cerámico. Esta resistencia retiene mejor el calor, consume menos oxígeno y energía y por lo tanto seca menos el ambiente.

Calentadores industriales

Por su nombre puede parecer un calentador para algún tipo de fábrica o similar, pero no lo es. Este tipo de calentador se utiliza para espacios fuera del hogar como talleres, garajes, sótanos, etc.

La mayoría de los modelos tienen una protección IP44, contra salpicaduras y agua, y por eso son buenos compañeros para las amas de casa.

Según el tipo de conexión, están disponibles con una toma monofásica (230 V) o trifásica (400 V).

Vídeos de calefactores eléctricos